32 Como Robinson Crusoe

A la deriva de la soledad,
A merced de la tormenta,
Arrastrado por la tempestad,
Naufragué en tu isla desierta.

Sin más ni menos equipaje
Que mi corazón y mis letras,
Me adentré en tu paisaje
Ausente de normas y reglas.

En la playa de tus manos,
Me alimenté de caricias,
Deseé descubrir tus arcanos,
Desnudo y sin milicias.

Probé los deliciosos manjares
Que ofrecían tus tersas nalgas,
Conté uno a uno los lunares
De la llanura de tu espalda.

Subí hasta tu cuello,
Trepé tu melena enmarañada,
Me deleité contemplando el cielo
Reflejado en tu dulce mirada.

Mi sed sacié con tus besos,
Manantial de deseo y pecado,
En los volcanes de tus pechos
Por la pasión quedé abrasado.

Surqué libidinoso tus caderas
Buscando tu valle encantado,
En tu cintura encontré serena
La paz que siempre había buscado.

Y le pedí a los dioses quedarme
Por siempre en este lugar sagrado,
Que nadie viniera a rescatarme,
Por el mundo… ser olvidado.

PCF (11-Ene-2018)

19 comentarios sobre “32 Como Robinson Crusoe

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: